Gucci Aria
Hot couture

Gucci Aria




Aquí viene, con la precisión de un reloj. Este cumpleaños. Ya han pasado cien años. Cien revoluciones de la Tierra que cuestionan el flujo del tiempo.

Cien vueltas alrededor del Sol para volver a ese manantial, donde todo estaba a punto de brotar y refractarse. Un momento importante que hay que celebrar.

PasarPasar por la hora en que todo se originó es una gran responsabilidad y un enorme privilegio para mí. Significa poder abrir las cerraduras de la historia y quedarse al borde del principio. Significa sumergirse en esa fuente de vida para revivir el amanecer y la aparición.

Sin embargo, no me gustaría sentimentalizar una biografía. La larga historia de Gucci no se puede contener en un solo acto inaugural. Como cualquier otra existencia, su destino está marcado por una larga serie de “nacimientos sin fin” (M. Zambrano) y regeneraciones constantes.

En este movimiento persistente, la vida desafía el misterio de la muerte. En esta hambre de nacimiento, hemos aprendido a detener el tiempo.

Celebrar este cumpleaños significa rendir homenaje  al  vientre  de  la  madre, pero también a convertirse en otro. El legado, pero también la posibilidad de su ocurrencia tardía. El pasado, en efecto, no es un transporte inmóvil y una repetición de lo inmutable: más bien “implica necesariamente la idea de movimiento.

No es un dato, es un movimiento: es el movimiento de variación del legado lo que conlleva a procesos de transformación ”(M. Centanni).

Benjamin diría que para planear el futuro necesitamos cambiar el pasado, rastreando, a medida que se desarrolla, las reservas de energía que potencialmente tienen más vida. En mi trabajo, acaricio las raíces del pasado para crear inflorescencias inesperadas, labrando la materia mediante injertos y podas.

Apelo a esa capacidad para volver a habitar lo que ya se ha dado. Y a la mezcla, las transiciones, las fracturas, las concatenaciones. Para escapar de las jaulas reaccionarias de la pureza, persigo una poética de lo ilegítimo.

En este sentido, Gucci se convierte para mí en un laboratorio de piratería, hecho de incursiones y metamorfosis. Una fábrica alquímica de contaminaciones donde todo se conecta con cualquier cosa. Un lugar donde ocurren robos y reacciones explosivas: un generador permanente de destellos y deseos impredecibles.

En esta ocasión, quiero honrar mi afecto filial traicionando el legado que me fue transmitido. Porque la promesa de un nacimiento sin fin solo se renueva a través de una capacidad evolutiva.

Cruzando este umbral, he saqueado el rigor inconformista de Demna Gvasalia y la tensión sexual de Tom Ford; he permanecido en las implicaciones antropológicas de lo que brilla, trabajando en la luminosidad de las telas; he celebrado el mundo ecuestre de Gucci transformándolo en una cosmogonía fetiche; he sublimado la silueta de Marilyn Monroe y el glamour del viejo Hollywood; saboteé el encanto discreto de la burguesía y los códigos de la sastrería masculina.

Aquí estamos entonces, listos para celebrar, vistiendo nuestra ropa más deslumbrante. Los preparativos para el evento están en pleno apogeo. Estamos ansiosos por cruzar nuevamente las puertas de The Savoy, un siglo después: un lugar magnífico en la historia de Gucci. Un pasillo muy largo nos separa de ese pasaje astral y mágico.

El mito de la fundación se vuelve a habitar a la luz del presente. Entramos en un club, luces neón y cámaras, pero descubrimos que la fiesta que nos merecemos no ocurre en el lobby de un hotel londinense de los años 20. Es como una inmersión profunda y eufórica en todo lo que añoramos hoy: una fiesta de aire. Un jubileo de aliento. Entonces, la idea de la fiesta se glorifica en el poder generador de la naturaleza y en el aliento de vida que la impregna.

La respiración es de hecho lo que todo ser vivo genera constantemente, “es el primer nombre del estar-en-el-mundo, es la vibración a través de la cual todo se abre a la vida” (E. Coccia).

Es un nacimiento que honramos en su movimiento oscilatorio: “inhalar, que es dejar que el mundo entre dentro de nosotros, y exhalar, que es proyectarnos en el mundo que somos” (E. Coccia). Por lo tanto, celebro el aire como un principio sagrado de interpenetración, mezcla y conexión: un principio de existencia infundido con el encanto químico de las hojas. A estas criaturas, mi alabanza.

A su ser frágil y vulnerable. A su capacidad para renovarse y volver a la vida después de que haya pasado el invierno.

Alessandro

Disfruta de toda la colección mientras escuchas el soundtrack