Philippe Cassegrain fallece a los 83 años
News

Philippe Cassegrain fallece a los 83 años




Longchamp acaba de perder a su presidente, Philippe Cassegrain, el pasado 28 de Noviembre, que desde hace 60 años dedica su energía y su talento al éxito de esta empresa familiar francesa, muy presente en Francia y en muchos países.

A los 16 años, Philippe es contratado por su padre para hacerse cargo de las relaciones internacionales de la compañía: comienza con un viaje alrededor del mundo y viaja por África antes de explorar Asia en 1954 y los Estados Unidos en 1956 y 1957.

Viaja con una maleta que contiene muestras de Longchamp.

“Mi misión era reunirme con los contactos de mi padre, tenía curiosidad por todo”

A su regreso, se une oficialmente a Longchamp y, basándose en su experiencia, ayuda a su padre a administrar el negocio, desde la creación, la fabricación y el marketing hasta el desarrollo de ventas.

Aprende todo lo que necesita saber sobre el negocio para luego crear el suyo.

En 1972, Philippe Cassegrain toma el puesto de su padre, crea las primeras bolsas de viaje de nylon y cuero y despliega la marca en Asia.

En los años 80, con el apoyo de su esposa Michèle Cassegrain, también inicia una nueva era con el desarrollo de los bolsos femeninos.

 

En 1993, crea el bolso Le Pliage® y, por lo tanto, establece un estilo icónico, ahora reconocido en todo el mundo.

Ese bolso es la quintaesencia de su filosofía de diseño: sencillez, relevancia y elegancia.

Durante 30 años, fue apoyado por su esposa Michèle, quien construyó con él la red de boutiques en todo el mundo.

Al igual que el logotipo de la marca, un jinete sobre un caballo al galope, Philippe Cassegrain fue un creativo incansable con una curiosidad insaciable.

Cada temporada, trabajó para renovar las colecciones de bolsos y maletas de los hombres.

Viniendo todos los días a la oficina, intercambiando una y otra vez con los talleres, apasionado dibujante, inventor, inyectaba espíritu inteligente y justo en todas sus creaciones.

Philippe Cassegrain encarna todos los valores de Longchamp: sinceridad, dinamismo, optimismo y, en particular, una “curiosidad creativa”.

Su interés por los demás y su mente abierta fueron una fuente diaria de inspiración para todos.

Hoy, la casa está en manos de la tercera generación de Cassegrain: su hijo mayor, Jean, es el CEO, su hija, Sophie Delafontaine, la directora creativa, y su hijo menor, Olivier, lidera el desarrollo de boutiques estadounidenses de la marca.

Recientemente, dos de sus nietos se unieron a la empresa: Adrien Cassegrain como Director de Transformación y Hector Cassegrain como Director General del Reino Unido.

La llegada de la cuarta generación es el signo de la longevidad y el vigor de esta casa francesa, orgullosa de su independencia y autenticidad.